Gente que se ha dejado llevar y ha suspirado,soñado,mordisqueado... **

Recomendaciones.

·Crónicas de un amor susurrado.Prólogo.Capítulos: 1 , 2 , 3 , 4 , 5. y 6(I).,6(II),7,8(I),8(II),8(III).
·El PORQUÉ Empecé Crónicas de Un Amor Susurrado,
Próximamente:
·Siempre sería esa chica del pelo Rojo.
El siguiente capítulo de Crónicas de un amor susurrado AQUÍ.

19 de agosto de 2011

Capítulo 5: Dormilona.

>

Hey,gente!He aquí el nuevo capi y,con ello,la sorpresa de Andie.Espero que le guste,no sé que pensará pero....dios estoy aterrada,espero qe te guste Andie!En este capi hay cosas qe debéis ver,que no sé si notaréis pero hay más incógnitas de las que creeis,por último digo que Nada es lo que parece! Un beso! y a leer!




¿Cómo podía haberse olvidado de él? Nunca se olvidaba, pero es que con Javier se estaba realmente bien, tranquila, cómoda, misteriosa…Cómo ella misma era.

Miró al cielo y se impresionó por segunda vez en dos minutos. Se levantó de inmediato y se sacudió los pantalones blancos.

-¡Es de noche!-exclamó mirándolo. Parecía una hija enfadada porque su madre no le había despertado para hacer algo importante.

El joven se encogió de hombros.

-Llevas bastante rato mirando ese mensaje, no he querido interrumpirte, pero a saber cómo era de largo para entretenerte tanto rato.

¿De veras había estado tanto rato mirándolo? Ella ni si quiera lo había notado. Nunca antes le había pasado eso. Era raro. Últimamente todo era raro.

Él estaba recostado en la hierba con los brazos tras la cabeza. Esa camiseta gris se le ajustaba al cuerpo como si fuera un estatua esculpida por algún Dios. Y sus pantalones cortos de un negro intachable remarcaban sus músculos pero ni siquiera se le veía algún pelo en ellas.

Depilación, dedujo Ariadna.

Miró sus tenis debían de ser de marca y nuevos porque Javier los tenía limpios como una patena. Que lástima les daban los chicos, hasta en verano debían llevar tenis porque sus chanclas ( las de chico) eran horrorosas.

-Creo que debo irme.

El joven se levantó y la imitó limpiándose los pantalones.

-Lo supongo, sino no te habrías levantado así, tan rápido.

Siguieron los dos hasta el edificio. Estaban exhaustos pero felices. Había pasado una buena tarde. Quizás no muy movida, pero justamente como les gustaba a ambos desde pequeños. Compartiendo recuerdos rodeados de la madre naturaleza.

Subieron juntos en el ascensor, Javier se despidió de ella con un beso en la frente. Ariadna lo echó de menos cuando llegó a su casa, cenó con su familia y se echó en la cama, cogiendo su libro preferido. No le hacía falta sabría que vería el título del libro en grandes letras blancas rodeados de estrellas. Del uso se habían borrado dos estrellas, ella decía que se le cumplirían sus dos deseos por ello. Comenzó a leer y se le hizo tardísimo, pero quería terminarlo le quedaban dos capítulos.

Sus ojos se iban cerrando mientras el libro quedó en su regazo. Y ahí estaría la mañana siguiente. Ella nunca se acordaría de qué soñó, pero puedo deciros que tuvo que ver con un claro en el bosque.

***

-Julls.-el muchacho no esperó a que nadie respondiera.-Sí,ya sé que es tarde,pero,¿está todo preparado?

***

-Despierta perezosa, ¡despierta!-dijo una voz conocida mientras se frotaba los ojos con cansancio.-No deberías quedarte leyendo hasta tarde, luego estás cansada y no rindes.

Le dirigió una mirada asesina a la voz aunque apenas podía ver, la claridad le daba directamente en los ojos y eso no facilitaba las cosas.

-¿Sabes? Ya soy mayorcita para que me digas qué debo hacer.-replicó acabando la frase con un bostezo.

Él le quitó algo del regazo. El libro. Su preferido. Él no debería verlo. Se levantó rápidamente y recuperó la vista, intentó divisarlo en la habitación y resultó estar en frente suya.

-Bonita portada,-evaluó Javier.-“El diario de C.”-citó con voz de profesor excelente.-Andrea Sweet Dreams.-siguió citando.- ¿Así se llama en verdad?

-No, es un apodo que ella tiene, es como el escritor de “Canciones para Paula” BlueJeans.

Le dio la vuelta al libro empezó a leer la contraportada.

-Um, interesante.-Opinó.-¿Escribe bien?

Ella empezó a hacer la cama medio zombi.

-De maravilla, ¿por qué lo preguntas?

J. dejó el libro en la mesilla y la ayudó.

-Porque para que te guste tanto…Debe de hacerlo más que bien.-su cara expresaba concentración en la cama, como si fuera un puzle que montar.-Es tu libro preferido.

-Lo sé, pero eso…-ella vaciló. ¿Cómo sabía él eso?- ¿Cómo sabes eso?

Rodeó la cama y la miró a los ojos.

-Lo llevas a todas partes, era fácil de suponer.-hasta él se había fijado en eso. Increíble. Bueno quizás todos lo sabían.-Por cierto, tú sí que estás mona cuando duermes.

La joven desvió la mirada mientras se desperezaba.

Un momento, ¿qué hacía él aquí?

-¿Qué haces tú aquí?

-Menuda bienvenida-dijo con una sonrisa picarona.-Gracias Ar, yo también te quiero.

La voz de ella había sonado borde por eso él había subido sus defensas al máximo. Incluso se había cruzado de hombros. Ella no respondió seguía esperando la razón.

-Pues verás, los chicos me han llamado, dicen que estamos invitado a ir a nosequé sitio, a hacer quién sabe.

-Si no sabes ni siquiera que vamos a hacer, ni donde es… ¿para qué me llamas?

Él sopesó la idea, la verdad es que le había encantado que la madre de ella lo hubiera dejado pasar para despertarla.

-Es a las una y si sé donde, listilla.-sus ojos grises relucían con felicidad.-te llevaré, pero me tienes que prometerme que te portarás bien.-se dio la vuelta.-Vístete, llegamos tarde.-En el último momento pareció acordarse de algo.-Juliette dice que le quites el silencio al móvil, que así no hay manera de despertarte.

Javier cerró la puerta y ella comenzó a desvestirse. Escuchó un ruido y dedujo que él se había apoyado en la puerta con un ángel vengador dispuesto a protegerla de cualquier peligro.

-¿Y no se le ha ocurrido que por eso está en silencio?

Se escucharon las risas amortiguadas desde el otro lado de la puerta y la puerta vibró, era obvio que iba a acertar. lo conocía tan bien…

Se puso un conjunto improvisado pero arreglado y coqueto. Una camiseta marinera de rallas horizontales, blancas y azules, con unos pantalones cortos vaqueros(que parecían rotos) y le sentaban la mar de bien. Completó el conjunto con su gafas de aviador, de un color azul pálido y con cristales de espejos, y unas chanclas de marca realmente nuevas.

Abrió la puerta y él calló a sus pies. Pareció mirarla asombrado de arriba abajo. Se había pintado, sí, pero tan natural como siempre. Así que no supo fichar ese “asombro” por su parte.

-¡Qué bien!¡Ángeles caen del cielo!¡Y custodian mi puerta!-la joven se llevó la mano a la barbilla y asintió con la cabeza, como si fuera una sabio griego.-Realmente debo de ser importante. Muy importante.-repitió con el mismo gesto.

Javier aguantó la risa con mucho esfuerzo.

Su madre les había escuchado y cuando iban a salir, les habló.

-Creo que vas a tener que venir a despertarle cada mañana, ¡nunca se despierta de tan buen humor!-su madre vio sus intenciones.- Ariadna, pásatelo bien. Javier ya me lo ha explicado todo.

Javier sacó las llaves de su moto mientras bajaban rápidamente las escaleras.

-¿Preparada?-preguntó al ver que ya había cogido por sí misma el casco y se lo había puesto.

-Siempre.-añadió con convicción.

Tras esa sonrisa compartida los dos subieron a la moto y ella le puso las manos alrededor de la cintura.

Cerró los ojos, notó la brisa en su cara y el pelo tras de sí. En la moto, con él, no iría a ningún lado porque podría decirse que era un peligro al volante. Pero, en esa ocasión solo, no se preocupó. Se agarraba con fuerza a la cintura de él cuando daban un giro o aceleraban, pero nada más. A él le encantaba que se agarrara a su cintura le hacía sentirse fuerte, que sería capaz de protegerla si algo le pasara a ella.

7 comentarios:

  1. diosssss me encanta!
    quiero más quiero más^^
    un beso,miles de besos.

    ResponderEliminar
  2. Ohhh que bonito!!! Me he leido los dos ultimos capis de golpe, asi que por eso no he comentado en el 4 xD. Bueno, pues me gustaria saber de que va el Diario de C para que le guste tanto a Ariadna
    Estare esperando al siguiente!!

    ResponderEliminar
  3. ¡MADRE DE DIOS! ¡DIOS! ¡DIOS! ¡DIOS! *_________* GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS (Podría repetirlo hasta que el comentario ya no me dejara, pero tengo más cosas que decirte ;D) Al fin llegó tu sorpresa. Buah. Cuando Javier ha dicho "El diario de C." y luego mi nombre... DIOS! AAAAAAAAAAAAAHHHHH! Y la portada la has descrito de una forma que me encanta. Ya sabes que AMO las estrellitas. AAAAAYYYY. Te compensaré tu sorpresa, ya verás. No sé cómo, pero lo haré. El libro favorito de Ariadna. Uhhhh, por Dios, qué nervios tengo en el cuerpo xD Bueno, ahora ya sabes que este será mi capítulo favorito de por vida. Me ha supermegaextrasupermegaextraencantado. Y tu sorpresa ha sido la BOMBA! GRACIAS. Bueno, de nuevo GRACIAS y... ¡a esperar el siguiente capítulo!
    Te quiero, Ang <3
    Besos con sueños hechos realidad.

    ResponderEliminar
  4. ILOVEIT!! :D !!!!!!!!!!!!! haber para cuando el próximo, me has dejado con la intriga! está genial... y si Ar no se queda con Javi, me lo quedo yo! ;D Felicitaciones por este capítulo :)

    ResponderEliminar
  5. Esta genial!! Me he leido la Historia del tirón y esta fantástica.
    Espero el siguiente, así que no dudes en etiquetarme en la foto que subas al tuenti.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja que emocionada está Andrea, era una sorpresa muy bonita:)
    Y por cierto, ya sé quien es Ryan, pero como todavía no había salido... Yo quiero que Javier y Ariadna estén juntos, hay demasiada química jaja
    Deseando que llegue ya el otro capitulo estoy^^
    Un besazooooooo Angelaa(L)

    ResponderEliminar
  7. Hola he encontrado tu blog, por casualidad
    te sigo y espero que me sigas ^^
    http://unaaficionadaavertesonreir.blogspot.com/
    un beso

    ResponderEliminar

Un comentario me haría sonreír,me daría ilusión e incluso me saltaría el corazón,porque...todos tenemos algo por lo que vivir,¿verdad?
Acepta que todo viene y se va,con brevedad.
Un mordisquiito duulce *,..,*